Día Internacional Contra la Trata con Fines de Explotación Sexual

¡Muy buenos días!

En  primer  lugar  quiero  dar  las gracias por vuestra asistencia.

Con  el  presente  acto  público  en  la calle,  la  Asociación  Mujer Emancipada desea sensibilizar sobre un  grave  problema  de  derechos humanos,  como  es  la  trata  de personas  con  fines  de  explotación sexual,  aprovechando  que  el  día  de hoy es conmemorado por la ONU en este sentido.

Sabemos  que  todas  las  personas prostituidas  no  son  víctimas  de trata.  Hay prostitutas en España que no han sido tratadas.

Sabemos  también  que  todas  las personas  víctimas  de  trata  de  seres humanos  no  son  encaminadas exclusivamente  a  la prostitución, hay   otros  fines  para  los  que  se comercia  ilegalmente  con  personas, como  la  explotación  laboral  o  la extracción de órganos.

Pero  está  claro  que  al  ser  la prostitución uno de los tres negocios más lucrativos del mundo, junto con el tráfico de drogas y el comercio de armas,  la  prostitución  resulta  la actividad  más  rentable  a  la  que encauzar la trata de personas.

Por  tanto  hechas  estas  tres aclaraciones,  el  vínculo  entre Prostitución-Trata  de  Seres Humanos resulta más que estrecho.

Se  comercia  con  las  personas principalmente  con  esta  finalidad que  resulta,  no  sólo  ser  la  más lucrativa  sino,  además  la  más  fácil de ocultar a las autoridades.

Sabemos  que  en  España  los  delitos por tráfico de drogas son altamente castigados,  nuestras  cárceles  están llenas de personas que han traficado con  pequeñas  o  medianas cantidades  de  sustancias estupefacientes.

Sin  embargo  como  España  ya  tuvo su  crisis  de  la  heroína  y  sus consecuencias  sociales  en  los  años 80  y  90,  la  sociedad  supo  ver  el problema  y  tomar  medidas  al respecto.  Claro  que  la  economía, lejos  de  mejorar  con  la  droga,  se resentía por los atracos.

Con la prostitución y la trata vamos todavía  con  mucho  retraso,  pese  a que  la  vulneración  de  los  derechos humanos  en  el  interior  de  nuestras fronteras está siendo bestial.

Pero  antes  de  hablar  del  vínculo claro entre trata y prostitución  y de lo  que  todo  ello  supone,  vamos  a hablar  primero  sólo  de  prostitución y  de  cómo  ha  evolucionado  este fenómeno en España  en los últimos años.

La  prostitución  sin  trata  es  un problema  de  género  porque  es ejercida  mayoritariamente  por mujeres  y,  aunque  fuera  ejercida desde  una  supuesta  libertad,  todos sabemos  que  detrás  esconde  un problema  de  feminización  de  la pobreza.  La  oferta  es  femenina  y  la demanda es masculina.

La  trata  está  asociada  a  la prostitución  y  la  prostitución  está asociada al patriarcado.

El conocimiento de la historia de las sociedades  nos  ayuda  a  tener una adecuada  perspectiva  para comprender todos los  fenómenos.

El feminismo es el movimiento social que  hace  tres  siglos  nació  para denunciar  la  falta  de  derechos  que tenían  las  mujeres  en  la  sociedad. Poco  a  poco,  con  el  esfuerzo  de todas/os  sus  pioneras  y  pioneros estamos  empezando  a  tener  hoy una  sociedad  más  igualitaria.  Duro fue el camino para conseguir que las mujeres  pudieran  votar,  estudiar  o trabajar.  Duro  fue  el  camino  para que las mujeres pudieran manifestar su sexualidad fuera de la institución matrimonial.  Muchas  mujeres feministas perdieron la vida en esta lucha,  pero  la  gran  mayoría  de  los hombres  y  de  las  mujeres  que  sin embargo  disfrutamos  hoy  sus conquistas no sabemos nada de ello. No  tenemos  la  suficiente perspectiva  para  comprender  cómo ocurrió  todo  y  por  qué  siguen ocurriendo muchas cosas todavía.

La prostitución, por sí sola, sin estar asociada  a  la  trata  es  aún  una reminiscencia  de  todo  esto  que sucedía  hace  tres  siglos.  Algunas mentalidades  no  han  cambiado todavía.

Ana de Miguel Álvarez,  Profesora de Historia y Filosofía de la Universidad Rey Juan Carlos, nos recuerda en su artículo “La Prostitución de Mujeres, una  escuela  de  desigualdad humana” lo siguiente:

 

La  impunidad  y  el  secretismo  con que  se  convive  en  nuestra  sociedad con  la  prostitución  de  mujeres  es exactamente  igual  a  las  que  hasta hace  pocos  años  protegía  la violencia contra las mujeres. Ha sido un proceso largo y lento, y en el que ha  tenido  un  papel  decisivo  la redefinición de la violencia como un problema  de  todos,  el  que finalmente  ha  conducido  a  la ruptura  del  mandato  social  del silencio y del encubrimiento.

 

Las  sociedades  democráticas  no pueden  ya  seguir  evadiendo  el hacerse  cargo  de  la  imagen  que sobre  nosotros  mismos  arrojan  las cifras y el espectáculo de la continua prostitución de mujeres de todos los países del mundo, especialmente por el impacto que tiene en la imagen de los hombres.

 

Ana  de  Miguel,  con  estos  dos párrafos  contenidos  en  su  artículo sobre  la  prostitución,  nos  avisa  de algún  modo  del  riesgo  que  tiene para la formación de la personalidad de  nuestros  hijos  el  uso  de  la prostitución,  ya  que  desvirtúa totalmente  la  concepción  de  la sexualidad entre iguales, concepción donde  no  cabe  el  intercambio económico y donde el disfrute debe ser mutuo.

Nuestros  adolescentes  y  jóvenes deben experimentar sobre  sexo con experiencias  igualitarias,  porque  la compra de sexo viene a devolvernos a  la  mentalidad  de  hace  varios siglos:  donde  las  mujeres  éramos personas  de  segunda  clase,  sin derechos ni libertades.

Es por ello que es necesario educar a la  sociedad,  especialmente  a  los jóvenes a que no compren mujeres.

Y de los empresarios de alterne que pueden  presumir  de  no  tratar  a  las mujeres  mejor  ni  hablamos,  porque la  ley  española  prohíbe  lucrarse  de la prostitución de terceros y ellos lo hacen  constantemente,  con  la excusa  de  que  ellos  sólo  alquilan habitaciones.  Se  lucran  claramente de la prostitución y violan la ley pero esto no le importa a nadie.

Pero  aún  no  hemos  entrado  en  el tema  que  nos  ocupa,  el  tema  que asocia  prostitución  y  esclavitud,  la trata de seres humanos con fines de explotación  sexual.  Esto  es  punto  y aparte.

Desde  nuestro  punto  de  vista,  si grave  es  la  situación  de  las  mujeres prostituidas,  resulta  aún  más peligroso,  desde  la  perspectiva  de los  derechos  humanos,  el  ejercicio de la prostitución asociada a la trata de seres humanos porque mujeres y niñas son absolutamente cosificadas y transportadas por todas partes del mundo para que los hombres de los países occidentales puedan pasar un buen  rato  con  exóticas  variedades de mujeres traídas de otros países.

Ahora  ya  no  estamos  hablando  de que  una  mujer  decide  prostituirse. Estamos  hablando  de  que  las mujeres  son  engañadas,  raptadas, transportadas y encerradas en otros países  diferentes  a  los  suyos  para ganar  mucho  dinero  con  ellas.  Son golpeadas,  violadas  y  retenidas  en contra  de  su  voluntad.  Son amenazadas  con  hacer  daño  a  sus seres  queridos  en  sus  países  de origen. Son tratadas como trozos de carne  humana  para  que  una pequeña  parte  de  la  población masculina  de  España  satisfaga  sus deseos sexuales porque no sabe, no quiere  o  no  puede  encontrar  una compañera  con  quien  hacerlo  en condiciones de igualdad.

España  es  el  burdel  de  Europa. Somos  el  segundo  país  de  Europa que  más  víctimas  de  trata  de mujeres  con  fines  de  explotación sexual  tiene  y  el  segundo  país  por nacionalidad de los tratantes.

Estamos  hablando  de  que  en nuestras  fronteras  se  están cometiendo  no  sólo  delitos  sino graves  violaciones  de  derechos humanos.  Los  verdugos  no  son  sólo extranjeros, son también españoles.

Aquellas  personas  que  están posibilitando  todo  esto  son  los clientes de la prostitución que miran hacia  otra  parte.  Es  motivo  de reflexión  la  cantidad  de  hombres que  han  aceptado  de forma  acrítica la  oferta  de  mujeres  procedentes del tráfico y la trata.

Si  no  hubiera  hombres  dispuestos  a pagar  por  usar  sexualmente  a  las mujeres  no  existiría  prostitución  ni trata  de  seres  humanos  con  esta finalidad.  La  impunidad  y  el secretismo  son  las  claves  para  que estas  personas  perseveren  en  sus prácticas  sexuales,  porque  nadie quiere  que  trascienda  que  su presidente, su padre o su pareja son unos puteros.

Este  secretismo  tiene  que  ser destapado.  Existe  un  importante trabajo  que  hacer  con  el  actual  y futuro cliente de la prostitución.

El  actual  debe  comprender  que  no puede  seguir  colaborando  en  el encubrimiento de un grave delito de esclavitud de personas.

Y  sobre  los  clientes  potenciales,  es necesario  inculcar  a  nuestros jóvenes  que  la  sexualidad  es  algo hermoso  de  vivir,  sin  ninguna connotación  de  represión,  pero expresada  en  un  entorno  de igualdad  y  de  disfrute  mutuo.  El chaval  que  es  arrastrado  a  la prostitución  por  los  amigos  debe saber  que  si  la  prostitución  es  su escuela  sexual  puede  aprender  mal los conceptos.

Detrás  de  una  legislación  y  de  una política está la ética que la sustenta. Nuestra  legislación  sobre  trata  y prostitución lleva mucho retraso, es muy  compleja  y  está  dando  muy pocos  resultados  a  nivel  de protección a las víctimas.

Se  destapa  una  pequeña  parte  del pastel,  con  las  redadas  que  oímos por  televisión,  algo  es  algo.  Aunque la mayoría de los tratantes siguen en el  anonimato.  Sin  embargo  a  nivel de  protección  a  las  víctimas  la  ley actual  no  está  a  la  altura  de  las circunstancias,  obligando  a  las víctimas a denunciar y expulsando a las que tienen miedo de hacerlo.

Desde  el  año  2000,  que  se  aprueba el Protocolo de Palermo en la ONU, hasta  hoy  si  bien  ya  se  ha incorporado la trata  como un delito en  nuestro  ordenamiento  jurídico pero la legislación sigue sin estar a la altura  de  la  complejidad  del fenómeno,  al  menos  no  para  las víctimas.  Si  bien  se  están  haciendo redadas  y  detenciones  por  todo  el país, el tratamiento a las víctimas no está dando sus frutos ni está siendo el  adecuado.  Estamos  aún  en pañales en este asunto.

Para  atajar  lo  anterior,  en  el  año 2011  el  Parlamento  Europeo  y  el Consejo  aprueban  una  nueva Directiva  (Directiva  2011/36/UE  del 5 de abril) relativa a la trata de seres humanos  y  a  la  protección  a  las víctimas.

Con este nuevo instrumento legal la Unión  Europea  reconoce  que  algo está fallando e insta a los gobiernos a  proteger  más  los  derechos  de  las víctimas.  Da  un  periodo  de trasposición  a  nuestro ordenamiento  jurídico  de  2  años.  El plazo  expiró  en  abril  de  2013  y España  aún  no  ha  traspuesto  esta directiva a su ordenamiento jurídico. No  obstante  podemos  decir  que  es posible  que  nuestro  gobierno  lo haga  en  breve,  ya  que  el  pasado viernes  20  de  septiembre  de  2013 nuestro  Ministro  de  Justicia  ha sacado  el  anteproyecto  de  ley  de reforma  del  código  penal  que incluye  la  incorporación  de  esta Directiva  sobre  Trata  al ordenamiento  jurídico  español. Ojalá  lleguemos  a  verla  publicada  y ojalá  que  sirva  de  algo  porque  de momento está todo por hacer:

  • A  nivel  de  tratantes  se  está comenzando a actuar.
  • A  nivel  de  víctimas  el  resultado  es prácticamente nulo.
  • A nivel de disminuir la demanda de prostitución,  queda  todo  por delante.

La  sociedad  en  su  conjunto  debe cambiar  su  mentalidad.  Me  quedo citando  dos  apartados  del  artículo 18 de la citada Directiva Europea:

Artículo  18  Prevención.  Los  Estados miembros  adoptarán  las  medidas apropiadas,  como  la  educación  y  la formación,  para  desalentar  y disminuir  la  demanda,  que  es  el factor que  favorece todas las formas de  explotación  relacionadas  con  la trata de seres humanos.

A  continuación  pasaremos  a  iniciar nuestra  actividad  de  sensiblilización en  la  calle  con  este  photocall,  que invitará  a  todos/as  los  presentes  a fotografiarse contra la trata.

A  todo  el  público  presente  les agradezco  de  corazón  su sensibilidad ante el tema e invito en particular  a  los  hombres  a  mostrar su ejemplo de igualdad, haciéndose fotos  en  nuestro  photcall  usando  la tarjeta de expresión que indica:

 

Los  hombres  de  verdad  no compran mujeres.
Real men don´t buy women.

 

Referencias Bibliográficas:

  • Ana  de  Miguel  Álvarez.  La  prostitución  de mujeres,  una  escuela  de  desigualdad humana.  Revista  Europea  de  Derechos Fundamentales.  Nº  19/1er  Semestre  2012 Págs 49-74
  • Directiva  Europea  2011/36/UE  del Parlamento  Europeo  y  del  Consejo.  DOUE L101/1. 15 de abril de 2011.

 

Muchas gracias y feliz día.
Beatriz González Romero.
Presidenta de Mujer Emancipada